30 abr. 2014

Condena ( Antonio Gala)

A trabajos forzados me condena
Mi corazón, del que te di la llave.
No quiero yo tormento que se acabe,
Y de acero reclamo mi cadena.

Ni concibe mi mente mayor pena
Que libertad sin beso que la trabe,
Ni castigo concibe menos grave
Que una celda de amor contigo llena.

No creo en más infierno que tu ausencia.
Paraíso sin ti, yo lo rechazo.
Que ningún juez declare mi inocencia,

Porque, en este proceso a largo plazo
Buscaré solamente la sentencia
A cadena perpetua de tu abrazo.

26 abr. 2014

Felicitación a un hombre que no conozco ( Ana Montojo)


Cómo decirte, amor, felicidades,
cuando te has hecho hombre a mis espaldas,
-un pedazo de hombre que yo no veré nunca-
mientras que yo me iba haciendo vieja.

Que aquella madre joven y guerrera
a la que desarmabas con tu risa,
ya no tiene ni armas ni coraje
para intentar vencer en guerra alguna.

Qué te puedo contar si ni siquiera
sé cómo imaginarte,
como el chaval feliz,
un poco caradura, que amé tanto
o este hombre de treinta, inexistente
para mi torpe, inútil inventiva.

Qué te cuento, mi amor,
que las cuatro estaciones se suceden
como cuando tú estabas
y la vida y la muerte
han continuado haciendo su trabajo;
que tienes seis sobrinos -un par de ellos mayores
de lo que nunca fuiste-,
que la abuela se bate en una cruel batalla;
de momento, mi niño, va ganando
y me atrevo a afirmar que a pesar suyo.

Y de mí qué te digo ¡Qué te digo,
si tu foto está sucia de mil besos!

Te diría que lloro algunas noches
pero no sé muy bien dónde me duele.

16 abr. 2014

Remordimiento ( Jorge Luis Borges)

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida

no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas porfías
del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
La sombra de haber sido un desdichado.

8 abr. 2014

Solos ( Ana Montojo)


Yo sé que tú estás solo
-qué me vas a contar-
tan solo como yo en este silencio,
en este infranqueable territorio,
eléctrico y callado.

Yo sé que mis dolores no son tuyos
aunque intentas sentirlos
con buena voluntad
porque acaso me quieres, pese a todo.
Y sé también que yo
me suelo quedar fuera de los tuyos.

Yo sé que nos separa un mundo o quizá más,
pero sobrevivimos
y alguna vez logramos perseguir
una meta común,
un sueño semejante, fugaz y un poco inútil,
solo para engañar
la propia intransferible soledad.

Nos tomamos un vino,
nos damos un abrazo,
hacemos el amor.

Qué le vamos a hacer, así es este negocio,
se apagaron los fuegos de artificio
y apareció la cruda realidad.

Ahora se nos mueren los amigos,
las pasiones son ya ciencia-ficción.
Nos quedan los recuerdos de unos años
en que éramos felices sin saberlo.

5 abr. 2014

(S)pain* ( Luis Miguel Rodrigo)

España de zambomba y pandereta,
de la charanga, el pícaro, el sainete,
de la mofa, la burla y el escarnio,
del sol y de los toros,
del es que había bebido,
del yo es que no sabía,
del bulo, de la puñalá trapera,
de envidias, desenfreno y pelotazo,
de la cultura del mínimo esfuerzo
y el rechazo ancestral al estudioso
—lo culto derivó hacia el culturismo.

España radical y desmembrada
como una bicicleta
víctima de saqueo
rendida al pie de una farola,
encadenada, igual que un fusilado;
y solo el cuadro queda.

España con un río
con doble filo en sus orillas
que taja tu semblante en dos fragmentos
como cara de gangster,
el pecho de una víctima de infarto
—o incluso puede que tú misma.

Punta de flecha de la vieja Europa
a punto de clavarse en la cabeza de Marruecos
por la que África, despacio, se desangra:

se estrellan en tus costas
las gotas persistentes de los muertos
con los pulmones encharcados
que limpias con denuedo de tus playas
para que no se ensucie
los pies
algún bañista.


*Pain: en inglés, dolor, sufrimiento, aflicción.