10 ene. 2013

La visita ( Ana Montojo)

 
…hablar del terror que no se piensa y ciega.
Voy a hablar de la muerte suspendida allí lejos.
Siempre miramos fijos. Mas no vemos lo cierto.
                                                                                             (Gabriel Celaya)


Aunque todos sabemos que vendrá
nunca le hacemos sitio en nuestra mesa.
Pero la gente muere cada día
lo que ocurre es que suelen ser los otros;
mas cuando llega a casa
o se aproxima al borde de lo nuestro
nos llena de estupor
como si fuera absurdo
que la vida termine más tarde o más temprano.

Casi es lo único cierto

pero no cuenta nunca en nuestros planes,
hasta el instante mismo
en que impone su ley sin miramientos.
Entonces nos mesamos los cabellos,
rasgamos nuestras ropas e invocamos
a un improbable dios
para que acuda raudo en nuestro auxilio.

¡Cuánto mejor sería esperar su llegada
como la de una amante que retorna!

Cederle el mejor sitio en nuestro lecho,
tratarla con ternura y abrazarla
como se abrazan los enamorados
y dejar que nos lleve hasta el delirio.

                                 Blog de la autora: El humo ciega mis ojos